Un hermoso poema de Horacio Ferrer con la bella mano musical de Astor Piazzolla. aquí les dejo una versión personal con este arreglo para guitarra y voz.